Wednesday, May 10, 2006

Quizás...

Quizás no fue, mas que un sol y su clamor,
que se fue guardando en su silencio.
Quizás lloró, cantó, bailó y se sentó,robó el reloj,
el calendario y mi descanso.
Se fue mi voz, se desmayó, nunca volvió y no pagó,
los derechos, la expresión y mi trabajo.
Se fue mi sed, se me volcó, se derramó,
la coca-cola apelmazando mis zapatos.
Quizás no fui, quizás llegué, quizás partí y no volví,
sin saber que mis pasos se marcharon.
Quizás calle, quizás hablé, quizás grité,
sin silencio, sin tu voz, sin comentarios.
Me deslice, reí, lloré y te llamé,
sin la mueca, sin un rostro contorneado.
Y me caí, rodé, crují, me levanté, volví a caer,
Sin saber que mi suelo estaba abajo.
El sol nació y se murió, y enmudeció y se perdió,
sin la visa, pasaporte y sin trabajo.
El que escribió, el que inspiró, se suicidó,
quizás murió...
colgado de la "T" de su trabajo.

Saturday, May 06, 2006

Esperas...

Cómo esperas recorrer mis sueños
mirándolos de afuera.
Cómo puedes contener mi amor
con tu vasija llena.
Anhelas mis íntimos deseos
sin intimar de adentro.
O atravesar mis nostálgicos recuerdos
sin desnudar los nuestros.
No puedo amar a medias
y si lo hiciera
el amor se quebraría
en llanto y pena.

Friday, May 05, 2006

A veces me siento

Como una serenata que despierta en la ventana
los suspiros de la amada adormecida
en las tiernas melodías que la llaman;
Evocando en las vecinas los recuerdos olvidados
los amores oxidados por el tiempo.
Otras veces me percibo en la triste melodía
silbada en una esquina, deslizada en la vereda
recordando alguna pena en el eco de los perros
que gruñen desde lejos sus historias.
Algunas veces soy una extensa sinfonía
con su forma de sonata, su estructura bien lograda
presentando con su tema la locura de un poema.
Deslizando el desarrollo en borrosas transiciones
recorriendo cada escala en difusos recovecos
para volver a la coda retomando los bemoles olvidados.
Pero mayormente me siento como un silencio marcado
vacío y tan desolado que mantiene su misterio
en la espera del sonido dilatado.
En ocasiones me advierto resonando como un eco
murmurando siempre al lado del oído que se esconde
por el miedo que responde al sonido
inesperado e inconsecuente.
Quizás no sea más que eso, intenciones malogradas
deseos que se extrañan, un punto en una mirada.
O tan sólo esa palabra que se pierde… sin nombrarla.